Ciudad y campo

Con nuestra escuela, el Colegio Ave María, nosotras las monjas hemos vivido durante 55 años en Villa Fátima, un simple barrio de La Paz lleno de tiendas de construcción, mercados callejeros, pequeñas tiendas de comestibles, casas hechas de ladrillos a la vista y pavimentos estrechos con muchos baches.

más

Espacio sagrado

Las capillas del convento, del colegio y en nuestra casa en el campo son espacios sagrados. Aquí nos reunimos ante Dios. Rezamos y cantamos, escuchamos y nos arrodillamos, nos reunimos para el oficio divino y la eucaristía. Nos inclinamos delante de lo que es más grande que nosotras, nos abrimos al Espíritu Santo.

más

Vivienda monástica

No vivimos en un monasterio histórico como la mayoría de las monjas cistercienses, sino en una vivienda monástica de dos pisos en el terreno de nuestro colegio y en una pequeña casa en nuestra finca.

más

Colegio

En 1954 la Madre Hedwig (Eduvigis) Eckert fundó nuestro Colegio. Ella pertenecía a las primeras monjas cistercienses misioneras que llegaron a Bolivia. Villa Fátima fue en este momento un pobre barrio rojo al margen de la ciudad de La Paz.

más

Internado Mujeres

Originalmente el internado de mujeres era para niñas del campo o de las regiones remotas de Bolivia, donde faltaban colegios que conducían al bachillerato. Con el transcurso del tiempo el gobierno ha mejorado la oferta educativa en estos lugares.

más

Agroforstwirtschaft

Von unserem 26-Hektar-Bauernhof in Achocalla bei La Paz blicken wir auf die immer noch schneebedeckten Sechstausender der Königskordillere, einer der schönsten Bergketten der Anden.

más

Espacios de pensamiento

Somos un monasterio de mujeres y queremos dar espacio en esta página a la experiencia religiosa de las mujeres, así como a su pensamiento religioso y filosófico-político. Queremos que la diferencia femenina se expresa en su inagotable variedad y plenitud y así, venga al mundo.

más