Buscar a Dios y servir a la vida:
¿Quién se atreve con nosotras a esta aventura?

Espacios

Aquellos que escuchan la palabra «monasterio» pueden pensar primero en la clausura, el aislamiento espacial de una comunidad religiosa del mundo circundante. Vivimos y trabajamos casi exclusivamente en las áreas amuralladas de nuestros proyectos de apostolado social y ecológico. Sin embargo, nuestra vida de monja no es, de ninguna manera, estrecha y limitada, sino más bien amplia y abierta. Nos permite enfocarnos en lo que es esencial para nosotros: Dios, la comunidad, la naturaleza y las generaciones venideras.

más

Tiempos

Un orden eclesiástico y sobre-personal regula nuestra rutina diaria entre la oración y el trabajo, las comidas y los períodos de descanso. Por el resto, nuestras vidas, si Dios quiere, siguen los ritmos recurrentes del año litúrgico de la iglesia, el año escolar y las estaciones. Sin embargo, al comienzo de la vida de cada monja hay una llamada, una ruptura con el pasado y el comienzo de una nueva era.

más

Comunidad

Nuestro modo de vida es el de una familia espiritual bajo la guía de nuestra superiora elegida y de la regla. Lo que más nos une es el hecho de arrodillarnos ante Dios en la liturgia, en el contexto de una vocación que cada una ha experimentado y el voto que cada una ha hecho. Aquellas que toman en serio esta bendición y se mantienen fieles a ella pueden obtener fuerzas de ella para una vida plena a pesar de muchos deseos insatisfechos.

más

Galería de fotos

In unserer Bildergalerie finden Sie viele Eindrücke aus dem klösterlichen Leben und unserer  Aktivitäten als Klosterschwestern in Bolivien. Mitten in der wunderbaren Andenlandschaft arbeiten und leben wir auf über 300o m Höhe.

más